No dejaré memorias de Ruperto Long.

Presentación : 







Los invitamos a la presentación de No dejaré memorias. El enigma del Conde de Lautréamont, un libro de Ruperto Long.
Long realizó una investigación a lo largo de cinco años, en aquellos lugares donde vivió Isidoro Ducasse cuyo apodo fue Conde de Lautréamont, el misterioso uruguayo que conmocionó Europa. Tarbes, Paris, Burdeos, Pau y muchas horas de estudio de documentos en la Biblioteca Nacional de Francia, arrojaron los elementos presumiblemente reales de la vida del Conde que aparecen en este libro. El autor los ubicó histórica y culturalmente, completó los vacíos y así conformó esta crónica novelada sobre la vida real de Lautréamont, que sin duda fue apasionante y enigmática.No dejaré memorias, recupera una parte de nuestro patrimonio cultural que aún permanece desconocido y olvidado.
Los esperamos el próximo 3 de mayo a las 19 horas en el Foyer de Teatro Solís. Acompañarán al autor Horacio Ferrer y Fernando Butazzoni; interpretarán “Oblivion” y “Delmira y Lautréamont” los músicos Alberto Magnone y Tabaré Leyton.


Portada de No dejaré memorias


No dejaré memorias

El enigma del Conde de Lautréamont

Ficha técnica


Sello:
 
Aguilar

Páginas:
 
305
 
Publicación:
 
27/04/2012
 
Género:
 
Biografías
Formato:
 
23x24 
Encuadernación:
 
Rústica 
Precio:
 
350,00 

ISBN:
 
9789974955837


La obra 

No dejaré memorias. El enigma del conde de Lautréamont es una investigación que —a lo largo de cinco años— Ruperto Long realizó en los lugares donde vivió Isidoro Ducasse, cuyo apodo fue Conde de Lautréamont.
Tarbes, Pau, Burdeos, París y muchas horas de estudio de documentos en la Biblioteca Nacional de Francia (BNF) arrojaron los elementos presumiblemente reales de la vida del Conde que aparecen en este libro. Long los ubicó histórica y culturalmente, completó los vacíos con intuiciones y especulaciones y así conformó esta crónica novelada sobre la vida real de Lautréamont, que sin duda fue apasionante y enigmática.
Varios hechos indudables de la vida de este personaje permiten afirmar claramente su carácter de uruguayo, a lo que él nunca renuncia porque en su obra se llamó a sí mismo “el montevideano”, y en su escritura en francés siempre utilizó muchos hispanismos y referencias al sur. Otro de los datos que aporta esta crónica es que, luego de cursar sus estudios en Francia, volvió a su casa paterna en Montevideo, y en la única referencia escrita de su puño y letra dice “nacido en Montevideo (Uruguay)”.
Long también recrea en este libro el debate que surgió en el París de 1952 entre los principales intelectuales del momento (Albert Camus, André Breton, Jean Paul Sartre, René Char, Octavio Paz, Maurice Blanchot, entre otros), cuyo epicentro fue la figura del Conde. Este episodio es importante porque permite comprender la gran influencia que tuvo Lautréamont sobre los surrealistas como Breton, Aragon, Dalí, Ernst, Man Ray, Miró, Buñuel y otros, y a través de ellos, en la conformación del mapa cultural del siglo XX, en un momento en que el Mayo de 1968 ya se estaba incubando.
No dejaré memorias. El enigma del conde de Lautréamont recupera una parte de nuestro patrimonio cultural que aún permanece desconocido y olvidado.


Novedad gracias a : http://www.prisaediciones.com/uy/

Comentarios