Manifiesto del escritor responsable por Mariela Villegas.



La autora Mariela Villegas, escribió este pequeño manifiesto para defender los derechos de los autores en el mundo. Espero lo puedan compartir en sus sitios si es que están de acuerdo con las palabras redactadas en él. 


MANIFIESTO DEL ESCRITOR RESPONSABLE:

A todos nuestros amigos lectores:

Antes que nada, esperamos que se encuentren bien y felices en compañía de sus seres queridos. El ser escritor, conlleva una serie de sacrificios y recompensas que queremos compartir con ustedes. Redactar una novela de cualquier extensión, requiere muchísimas horas de trabajo alejados de las personas que amamos, entre otras cosas. Una novela, cuento o relato, no solamente se escribe y sale a la venta. Una vez que el autor termina de redactarla, hay que revisarla numerosas veces, reescribirla, editarla, darle formato y enviarla a una editorial, eso si no somos escritores autopublicados –lo que lleva aún más tiempo de preparación y publicidad-. A eso hay que añadirle el dinero de las promociones que llevamos a cabo y que invertimos para hacerles llegar una obra de la mejor calidad. Hacemos esto con mucho amor para que nuestros lectores reciban novelas que les lleguen al corazón y que les hagan volar, sentir, imaginar, sonreír, amar, llorar o estremecerse, dependiendo del tipo de obra a la que sean aficionados. Cada vez que alguien descarga gratis una novela de nuestra autoría sin nuestro consentimiento, se está robando no sólo una obra, sino miles de horas, dinero y esfuerzo invertidos. Esto, sin duda alguna, es un plagio. Existen cientos de sitios webs y blogs que distribuyen nuestras novelas de manera gratuita, cuando los mismos autores lo hacemos de forma controlada y adecuada a las necesidades de todos. Además, repercute no sólo en nuestra labor, sino en las labores de editores, correctores, editoriales, librerías, vendedores y cientos de personas más. Sabemos que esto no ocurre con todos, pero es una triste y devastadora realidad. Se roba parte de nuestras almas, de nuestras vidas. Conocemos las necesidades de nuestros lectores y por ello proporcionamos libros de manera gratuita cuando hacemos publicidad en páginas autorizadas. Queremos que nuestras historias se conozcan, para eso las hacemos, pero todo tiene un límite que hay que respetar. No se trata de reprochar ni buscar culpables, sino soluciones. Para que podamos seguir creando mundos, debemos mantener el nuestro limpio de estas situaciones. Por ello les pedimos, por favor, NO DESCARGUEN LIBROS SIN LA AUTORIZACIÓN DEL AUTOR, y tampoco regalen sus archivos. Es tan simple como esto: si haces tus deberes de escuela y alguien viene a querer tomarlos sin permiso, te enojarías porque invertiste tiempo y esfuerzo para llevarlos a cabo. Tampoco se los “prestarías” a alguien si sabes que esa persona no ha “pagado” el precio por ellos. Se le llama INTEGRIDAD, y es un valor que todos debemos fomentar. La lectura es un tesoro invaluable que nos regala la oportunidad de sentir y vivir en planos distintos a los nuestros. Si quieren que sobreviva, DIGAN NO A LA PIRATERÍA. Valoren el esfuerzo de los demás. El universo en su infinita sabiduría lo retribuirá y les dará mil veces más. Esa es una ley ineludible. “El respeto al derecho ajeno es la paz”. Eviten la vergüenza de resultar expuestos como “ladrones”. Es mejor hacer lo correcto y apoyar la lectura dentro de los márgenes que nos dictan la consciencia y la sociedad.
Esperamos sinceramente que este manifiesto sea considerado.

¡Apoyemos a nuestros autores predilectos para que podamos tener obras mejores y más novedosas!

Atte: Nosotros, sus escritores del alma.



LUNAS VAMPÍRICAS, MARIELA VILLEGAS R.










2 comentarios:

Aglaia Callia dijo...

Un manifiesto muy interesante, me ha encantado leerlo. Gracias por la entrada, Judith.

Besos.

Esciam dijo...

Un manifiesto con alma, dice en verdad lo que siente.
Lastimosamente, soy de las que cree que cuando se regalan o se da la oportunidad de coger cosas gratuitamente, se puede aprovechar. Siempre con respeto. Ya, si quieren lucrar con lo de uno, es otro cantar.
Saludos!