Tiempo Libre : Nombre real o seudónimo???

Cual ser y cual no ser, esa es la cuestión !


Buena jornada para todos ! Hace tiempo que no vengo con esta sección donde expreso mi opinión referente a puntos variados del mundo literario y del cine también. Así que esta vez vuelvo porque hay un tema que me viene quemando la cabeza hace tiempo.







 Un autor/a debe tener su nombre real o un seudónimo??? No es un tema nada novedoso pero dado a que estoy mucho por las redes (no se preocupen que también trabajo y tengo una casa y animales que cuidar xD) he visto varias situaciones que no logro comprender y me he puesto a pensar referente a este tema.
 Esta bien que un autor/a quiera darse a conocer y busque un buen nombre que lo represente o quizás dejarse el suyo verdadero y solo cambiar el apellido o dejar solo sus iniciales, con eso no hay problema. Algunos se ponen el nombre de uno de sus personajes, otros resultan ser de un sexo pero se ponen nombres del otro sexo para crear expectativas al no conocer como es la persona  xD (wtf??) 
Pero que pasa cuando un autor/a dado que no consigue la atención que quiere, empieza a cambiar sus seudónimos o nombres o como quieran llamarlo??? eso esta bien?? es algo que los lectores aceptan?? no es una falta de respeto a quienes si lo siguen?? buscan sus obras y de repente se dan cuenta que en tal plataforma tiene otro nombre, aceptas eso sin problemas?? Yo no lo entiendo bien y ese es el punto que mas me quema la cabeza, me pone aaaaaggggrrrrrr cuando cambian los nombres !!!!!  
Lo siento pero disculpen mi ignorancia. Lo mismo pasa con los autores de renombre que por variar el genero en el que siempre están inmersos y son un gran éxitos, deciden recorrer un nuevo genero y para eso cambian sus nombres, que?? los van a quemar porque a algunos lectores quizás no les guste su nueva incursión?? si me gusta me gusta y sino comprare el próximo o el próximo, no por eso lo voy a odiar. Que tiene que ver el nombre??? También están los que se ponen seudónimos innombrables, cual es el punto?? es mas redituable para la editorial o seras recordado eternamente por tu nombre impronunciable?? Que gracia tiene?? Nombres latinos para americanos, nombres americanos para latinos, etc ..., cual es la razón de tanta complicación??

 No se, debo tener vacía mi cabeza para ponerme a pensar en esto pero si alguien tiene una buena respuesta para darme, la leeré muy atentamente.

 No busco ofender a nadie, mis disculpas si alguien se siente ofendido por ello, solo intento expresar estas dudas que no logro comprender.





12 comentarios:

Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MonTse dijo...

La verdad es que, yo tampoco termino de comprenderlo. Puedo entender que busques un nombre más "comercial" o menos soso que el que tú tienes, o que quieras mantener en secreto tu identidad, pero aún así... Yo creo que si alguna vez publicara algo, sería con mi nombre, que bien orgullosa estoy de él. Y si lo que haces te enorgullece, ¿por qué esconderte en otro nombre?
Besotes

Kramer dijo...

No creo que haya una respuesta para lo que planteas, es solo cuestión de gusto y elección de cada autor. Si bien no estoy muy de acuerdo con eso de cambiar el nombre a mitad de camino, pero hay autores que tuvieron problemas legales con sus seudónimos y no tuvieron más opción que cambiarlos. Igual es cuestión de cada uno, así que no busques una respuesta universal y objetiva porque no la vas a encontrar, después de todo es solo un nombre. Como dijo Shakespeare: "La rosa no dejaría de ser rosa, y de esparcir su aroma, aunque se llamase de otro modo".

Besazo!

Laune Finster dijo...

Opino lo mismo que kramer, es cuestión de gustos. Yo por ejemplo he cambiado mi nombre, porque antes pues sencillamente no tenia, usaba el de un personaje que cree usando mi propio nombre, aún así nunca dejare de ser la princesa oscura, que es el verdadero nombre de mi blog, independientemente de como me llame ahora, claro que ese es sólo mi caso. Uno decide que hacer, lo importante es informar a quienes te siguen de que has cambiado por tal y tal motivo. Tampco es para cambiar a cada rato, esta es la primera vez por ejemplo que yo me coloco otro nombre a parte de nei xDDD
Es muy interesante tú punto, pero aún así depende de cada autor supongo. :)

Kike dijo...

No hay nada malo en publicar con seudónimo o emplear varios dependiendo de las editoriales con las que publiques (yo tengo varios dependiendo de la editorial y/o el género). En algunos casos se busca un enfoque comercial, en otros ocultar la verdadera identidad del autor/a, o en otros es la propia editorial la que te sugiere que publiques con seudónimo porque piensan que tendrá más tirón de ventas. Lo que está claro es que da igual con el seudónimo que publiques si tu forma de escribir gusta al público. Y más tarde o más temprano se sabe quien es quien.

Besotes

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Hay escritores que han usado pseudonimos en sus comienzos.
Otros han usado peudonimos creativos, como el escritor de CF Harry Harrison, posiblemente pensó que sonaba mejor que su verdadero nombre.
James Tripp Jr. es un ejemplo de pseudonimos masculinos usados por escritoras, su verdadero nombre era Alice Sheldon.
Y no está mal su uso para ciertas sagas, diferentes de la obra central. Se plantea algo interesante en La mitad siniestra, la película, no he leído la novela de Stephen King.

Alan D.D. dijo...

:D Bruja, me has dado el tema del próximo video :D Ya te daré mi opinión por allí ;) Abrazotes!

Mary Heathcliff dijo...

Hola Judith
Yo puedo hablarte desde mi experiencia.
No uso nunca mi nombre real. De hecho, me molesta que lo digan asociado a mi actividad como escritora. Tengo dos razones: 1) con mi nombre real hago otras cosas, llevo otra vida que nada tiene que ver con esta (de hecho también escribo, pero otra clase de libros y hago otras cosas con las que también soy reconocida) para mí es importante separar mi actividad escritural con mi “otra vida”. 2) mi nombre no es para nada romántico, es simple, plano, no suena, te juro que nadie se interesaría en una novela escrita con mi nombre real. El nombre de una autora romántica debe sonar bien, sonar romántico, acorde con lo que hace.
De otro lado, tengo dos pseudónimos: uno con el que escribo novela romántica y otro con el que escribo novela erótica. Son dos tipos de narrativa distinta, y cada uno debe tener un sello estilístico distinto que se ve reflejado desde el mismo nombre del autor. No se trata de falsos pudores ni de pena por escribir un género diferente, es solo que si soy coherente con que el nombre debe estar acorde con el género, es lo más lógico, variar el pseudónimo cuando cambia el género.
Mi primer pseudónimo es Mary Heathcliff y tengo razones. Mary es parte de mi nombre real (me siento familiarizada con él y por eso lo elegí). Heathcliff es mi personaje de literatura favorito. ¿Quién no lo conoce? Suena gringo, lo sé, pero bueno, no tengo la culpa de que sea el personaje que más me gusta. Mi segundo pseudónimo es Chantal Paulette. Este lo elegí mezclando nombres que me gustaban. Salió finalmente.
Por último, coincido contigo en que cuando eliges un nombre te debes quedar con él aunque te arrepientas (por eso hay que pensarlo muy bien). Yo estoy un poco arrepentida de uno de mis nombres, pero ni modos, así me conocen y no sería honesto estar cambiando a cada rato, eso resta profesionalismo.
Un abrazo.
Mary

JLO dijo...

buena entrada, para pensarlo... a mi me parece que todo es válido aunque algunas cosas molesten... por ejemplo debe haber casos de escritores consagrados que escriben con otro nombre u otro estilo para ver si tienen tanto éxito o si la gente lo valora por lo que escribe y no por su nombre.... no te parece? digo, no soy escritor.... salu2!

María del Mar Martín Fernández dijo...

Creo que en cada caso sera distinto, a mi por ejemplo todos me conocéis como Mary Martín, aunque mi nombre realmente es María del Mar Martín Fernández, desde un principio siempre quise que en los libros que yo realizo apareciese Mary Martín, pero la editorial no me dejo. Eso siempre me a decepcionado bastante pues yo la verdad escribiendo mi nombre no me siento como yo misma, ya que toda la vida hice que me llamasen Mary Martín ya fuese en la escuela, en el instituto, en el trabajo, entre mi familia ... para mi eso es muy frustrante así que bueno yo creo que cada autor tiene que escribir bajo el nombre con el que se sienta más cómodo, identificado, etc.

María del Mar Martín Fernández dijo...

Por cierto por este tema estoy por el momento en periodo de reflexión. Ya informaré de todo tranquilamente en el blog cuando sepa que voy a hacer.

Déborah F. Muñoz dijo...

Lo del seudónimo es un tema complicado, y hay muchas razones para tenerlo. Por ejemplo, puede que tu nombre simplemente no sea comercial ni memorable (o que no te guste). En ese caso, se puede entender (y aceptar) que te pongas un seudónimo (¡si la gente no se acuerda de tu nombre por lo común que es, difícilmente vas a vender!).
Otra razón más importante es que, a efectos prácticos, un nombre muy común puede repetirse. Eso no es malo solo porque confunda a un autor con otro, sino también porque, a la hora de registrar la autoría en ISBN, propiedad intelectual... puede llegar a ser un lío. Ya ni hablemos de las herramientas de búsqueda de las librerías.
Por otro lado, a veces al cambiar de género es importante cambiar el seudónimo, especialmente si es un cambio muy brusco, como de juvenil a erótica, por ejemplo. Así estás mandando un mensaje claro a los fans: "Cuidado, este libro no tiene nada que ver con los otros que he escrito". Es un poco lioso para los que te quieren seguir leyendo a pesar del cambio de género, pero a la mayoría de las personas lo de cambiar de género no es que les guste mucho (y te pueden llegar avalanchas de mails enfurecidos si no avisas de todas las formas posibles de que has cambiado de género).
Y ahora entramos en los terrenos conflictivos. El uso del seudónimo para engañar, por ejemplo. Si eres un hombre y usas seudónimo de mujer, estás engañando, y tus lectores se sentirán (lógicamente) ofendidos cuando se desvele. Si tienes la cara dura de inventarte una biografía falsa y de tener una relación más o menos cercana con los lectores... eso es aún peor.
Por otro lado, cambiar de seudónimo constantemente hace más daño al autor que otra cosa. Por mucho que te esfuerces por comunicar el cambio, vas perdiendo lectores por el camino y tienes que construir una imagen desde cero cada vez que te da por cambiar. No es nada productivo, y además tienes que gestionar varios nombres hasta que descatalogues los libros.