Reseña : "Pichis" de Martin Lasalt.



Reseña : 

"Pichis" 
de Martin Lasalt.





 Ficha Técnica :

ISBN: 9789974498341
Editorial: Fin de Siglo Editorial
Encuadernacion: Rústica
Paginas :96
Precio : $U 260


Sinopsis :


En la vida de dos hurgadores, el Cholo y la Chola, Martín Lasalt encuentra una experiencia conmovedora del absurdo, la piedad, y el lenguaje. Después de ganar el Premio Lolita Rubial con La entrada al paraíso, en esta nouvelle Lasalt consolida su novedad en las letras nacionales: un modo original de dar la realidad por sus alucinaciones, capaz de desplazarse por el humor y la angustia con la imprevisible libertad que cultivaron en el pasado Felisberto Hernández y Mario Levrero. El aliento de Lasalt es más sensible a las condiciones sociales y el lector de Pichis hallará muchos espejos, ironías y paisajes reconocibles de la vida montevideana, virados por una potente imaginación y tan eficaces recursos expresivos que, como anuncia el acápite de la obra, más que de un relato, se trata de un acontecimiento mental, una pequeña saga enloquecida por una realidad que no se deja atrapar de otro modo. Este libro agrega también una sorpresa. Cuando el realismo parecía agotado, la tradición fantástica le tiende una mano y legitima una nueva manera de narrar.



Mi opinión personal :


Primero que todo pasemos al significado de la palabra "Pichi" ya que en mi país, Uruguay, tiene un significado diferente a lo que pude investigar sobre otros países de latinoamerica, por lo tanto, lo agrego para saber en que contexto se utiliza esta palabra en la historia.

Pichi : Persona que vive en la calle, mendigo. "Está lleno de píchis revolviendo la basura"


La historia nos presenta ya de entrada a nuestros dos personajes principales, el Cholo y la Chola, dos marginados que pasan sus días y noches en las calles, pidiendo dinero, hurgando en los contenedores de basura por algo de comer o para vender por droga o comida. Viven en una casucha que no es de ellos y que cuidan hasta que el verdadero dueño vuelve y los hecha a los tiros, a partir de allí deambularan por las calles de Montevideo por algo de comer, hablando poco, divagando, soñando y recordando el pasado que en algún momento fue medianamente normal o feliz.

Es una historia corta, dura, cruel, triste y realista pero con algunas dosis de humor que te harán reflexionar sobre el entorno que nos rodea y del cual no queremos prestar atención. Lo pasamos por encima, lo discriminamos, hacemos oídos sordos y la vista hacia otro lado porque no los queremos, esa es la verdad.

Ellos solo piensan en comer, en resguardarse en algún lugar y poder dormir pero siempre terminan con el estomago vacío y discutiendo entre sí si es que hay ganas y ánimos. Quieren lograr algo más, no ser despreciados, piensan en un hospital y en la comida que les darán si les llega a pasar algo, y les pasa, y comen y se visten pero cuando se van vuelven a lo mismo.


Una cruda realidad vista de una manera diferente, pareciera que fuera hasta caricaturesca pero es algo que existe.

De fácil lectura, muy ágil de leer, capítulos cortos que se pasan volando, una trama que engancha, personajes a los cuales logras tenerle empatía por momentos y en otros quieres que reaccionen y hagan algo con sus vidas de una vez por todas.

Vale la pena conocer una historia diferente que te provoca variados sentimientos y reflexiones.

Destacan en la obra ilustraciones en blanco y negro realizadas por el propio autor.




"El Cholo y la Chola revolvían un contenedor de basura en una calle de Montevideo oscura y silenciosa. Solo se oía el ruido de las bolsas y casi se murieron del susto cuando un policía les preguntó qué estaban haciendo. Contestaron que buscaban algo de comer, señor oficial, y como podía verse, tenían cuidado de no hacer mugre, y lo dijeron con sinceridad, porque para ellos la montaña de basura que habían desparramado en la vereda no era mugre, que no les vinieran ahora con sutilezas, que tenían hambre en serio."





Muy Buena !!!




*Muchas gracias a Editorial Fin de Siglo por el ejemplar.









No hay comentarios: